¡El Señor nos ha dado hermanas!

"El amor a Cristo, Divino Pastor y a su Madre nos llevó hasta la consagración". (Const. 113)